Página de inicio

Las Crónicas del Hijo del Diluvio

Soy el Hijo del Diluvio, en algún momento tuve un nombre y una ocupación que la sociedad considera respetable (respetable tal vez, pero rentable nunca y alienante con toda seguridad), pero esa máscara cayó quedando suelto un sujeto salvaje con tendencias a escribir todo lo que se le ocurre o ve a su alrededor. Armado de muchos lápices y cuadernos varios me dedico a lo que realmente me gusta y llena mi existencia: escribir.

Sean pues bienvenidos a leer y ojalá disfrutar lo que vaya compartiendo nacido en las profundidades del alma y el corazón

Me encuentro afincado en la pequeña y hermosa localidad de Las Cruces, ubicada en el Litoral Central de Chile. Hogar de innumerables poetas y escritores de todos los sexos, edades y estilos. Da la impresión que el mar llama a esos espíritus, muchas veces inadaptados, a quedarse aquí para dar rienda suelta a la incontinencia en que se convierte el afán de escribir.

¿Una incontinencia, un vicio, una ncecesidad, un llamado la vocación tal vez ? Si caes en las garras de la escritura es difícil que te puedas rehabilitar. Es un hecho, solo queda aceptarlo y si uno vive en una incubadora de escribidores no queda más que unirse al club.

Les decía que Las Cruces es una localidad hermosa, pero de verdad me quedo corto en usar adjetivos que puedan ilustrar dicho aserto, creo que como dice esa raza alienígena llamada “publicistas” una imagen vale más que mil palabras (¡viva el lugar común!):


bajada a la playa
Las Cruces, Chile.
Playa Las Cadenas de las Cruces

Sigue mi blog

Recibe nuevo contenido directamente en tu bandeja de entrada.

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: